912 171 879

Categorías

La biomasa es toda aquella materia orgánica susceptible de ser utilizada como fuente de energía, formando parte del ciclo natural del carbono entre la tierra y el aire.

La energía de la biomasa proviene en última instancia del sol, ya que a través de la fotosíntesis los vegetales y, por su parte, los animales absorben y almacenan una parte de la energía solar que llega a la tierra en forma de alimento. Su origen puede ser tanto animal como vegetal y, a su vez, puede obtenerse de manera natural o proceder de transformaciones artificiales que se realizan en las centrales de biomasa.

Sin embargo, son los métodos modernos de aprovechamiento los que se utilizan para la obtención de energía no contaminante, dejando a un lado los procedimientos tradicionales, como la combustión de leña o excrementos. En el concepto de biomasa no se debe incluir la turba (material orgánico que se emplea como combustible y en la obtención de abonos naturales) ya que a efectos de emisiones de CO2 equivaldría a un combustible fósil.

La biomasa fue considerada la fuente de energía más importante hasta el inicio de la Revolución Industrial, cuando quedó relegada en segundo lugar por el uso masivo de combustibles fósiles. En la actualidad, la gran preocupación por el medio ambiente y el cambio climático está convirtiendo a la biomasa en una opción cada vez más considerada para la generación de energía, en un momento en que las centrales eléctricas de carbón se están eliminando gradualmente.

No obstante, hoy en día existen numerosas controversias sobre la consideración de la biomasa como fuente de energía neutra en carbono, debido a que al quemarse libera emisiones. Además de dióxido de carbono, la combustión de biomasa libera otros gases nocivos como el monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles, lo que contribuyen a la contaminación del aire.

La deforestación es otra de las desventajas que plantea la utilización de esta alternativa, ya que las materias primas que se utilizan en las centrales eléctricas suponen la tala masiva de grandes regiones de bosques. Los defensores de este sistema de energía replican que los árboles pueden ser reemplazados por otros nuevos, pero eso requeriría un proceso de estricto cumplimiento en la gestión sostenible de la tierra y la agricultura responsables en toda la cadena de suministro.

A pesar de que para producir materia prima es necesaria la eliminación de grandes áreas boscosas, la biomasa es consideraba por muchos una fuente de energía renovable. Debido a que los árboles, el estiércol o los desechos orgánicos pueden renovarse constantemente en comparación con los combustibles fósiles que sí se pueden agotar, las fuentes de la biomasa se pueden convertir en energía y electricidad garantizando, en cierta parte, que los recursos no se agoten más rápido de lo que se utilizan.

En España, según los últimos datos del Observatorio de la Biomasa, en 2019 se instaló casi un 10% más de equipos tecnificados de biomasa que el año anterior. Los estudios aseguran que, con una producción eficiente, en 2050 serían capaces de autoabastecerse con este modelo Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura y Aragón.

Ángela Martín Parrales

TE LLAMAMOS Y TE LO EXPLICAMOS TODO


    Echale un vistazo a nuestros cursos

    ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 7 Promedio: 5)