912 171 879

Categorías

Actualmente, el enfriamiento evaporativo es una de las tecnologías más eficaces dentro del sector de la refrigeración, ya que utiliza técnicas respetuosas con el medio ambiente y requiere una inversión menor. Debido a las numerosas ventajas que aporta, este método se aplica en diversos sectores, tales como la industria, principalmente alimentaria, el comercio, el turismo o la construcción.

El enfriamiento evaporativo consiste en un proceso por el cual el agua es utilizada como refrigerante natural, mediante su evaporación, con el objetivo de obtener una climatización o refrigeración eficiente. Este proceso se lleva a cabo mediante el contacto entre el agua y una corriente de aire en el intercambiador de calor, por el cual, el excedente térmico se transmite a la atmósfera. Se trata de un principio aplicado en distintos equipos de refrigeración, las torres de enfriamiento y los condensadores evaporativos para reducir las elevadas temperaturas de los fluidos sin un excesivo consumo energético.

VENTAJAS

Este método de refrigeración ofrece considerables ventajas en su aplicación en los procesos industriales, especialmente aporta ratios de eficiencia energética muy superiores a los proporcionados por otros sistemas.

  • Ahorro energético: debido a que el consumo de energía eléctrica está directamente relacionado con la temperatura de condensación del refrigerante utilizado, este método permite que en instalaciones de refrigeración por evaporación se pueda llegar a conseguir un ahorro energético de hasta un 45%, pues la evaporación elimina más calor en comparación con las instalaciones tradicionales.
  • Mínimo impacto medioambiental: utilizar solamente la condensación por agua permite reducir notablemente el efecto invernadero y el impacto medioambiental, debido a que se trata de un proceso eficaz por el cual se limitan las emisiones de CO2
  • Seguridad: con la refrigeración por enfriamiento evaporativo se pueden conseguir temperaturas del agua más bajas, de hasta 25º o inferiores, lo que permite el uso de intercambiadores de calor intermedios. Con esta técnica, se puede realizar la condensación en las instalaciones frigoríficas a una temperatura adecuada para que la presión en el circuito frigorífico sea muy inferior y disminuir así el riesgo de fugas de refrigerante y el consiguiente impacto potencial directo.
  • Fácil instalación y mantenimiento: su diseño compacto permite un 50% de ahorro de espacio comparado con otras instalaciones de enfriamiento por aire, por lo que resulta más sencillo de instalar.
  • Reducción del consumo de agua: el diseño de gran eficiencia consta de un intercambiador de calor más compacto que permite una carga de refrigerante reducida.
  • Menor impacto acústico

Ángela Martín Parrales

TE LLAMAMOS Y TE LO EXPLICAMOS TODO


    Echale un vistazo a nuestros cursos

    ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 7 Promedio: 5)