La crisis del COVID-19 sigue ocasionando estragos y, ahora, con la llegada del calor, son muchos los que se preguntan si es seguro utilizar el aire acondicionado este verano. Las preguntas que más se repiten son: ¿Se debe usar?, ¿es peligroso?, ¿es posible el contagio de COVID-19 por el aire acondicionado?, ¿es preciso realizar un mantenimiento especial en la instalación?
La verdad es que la relación entre el Coronavirus y estos aparatos viene por los conductos de ventilación, dónde el aire se mezcla, se filtra, y vuelve a circular. Por su parte, la científica y codirectora del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), Isabel Sola, advierte de que “si hay recirculación del aire sin que haya renovación de ese aire, el virus sigue dando vueltas” y que “en verano habrá que ser cuidadosos con el aire acondicionado, y favorecer en todo lo posible que las reuniones sean en espacios abiertos, en los que el aire se renueva”.
Debido a esto, La Confederación Nacional de Instaladores y Mantenedores (CNI) ha publicado una “Guía de Climatización pos-COVID’ que recoge consejos profesionales para la puesta a punto de las instalaciones de climatización.
El primer paso es verificar el estado de la instalación. CNI destaca que “lo primero es verificar si el local o edificio cumple con las exigencias mínimas reglamentarias”, “Para que los sistemas de climatización contribuyan realmente a reducir la concentración del virus SARS-CoV-2 (El coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave) en el aire interior debe haber una buena aportación de aire exterior, para que, además de la climatización, se asegure una buena ventilación de renovación”, afirma Juan Burgaleta, miembro del Comité Técnico de CNI.
En el caso de las viviendas y los locales pequeños, CNI advierte de que la normativa se incumple en un ratio bastante superior al 70 %, “y eso debe cambiar”. “Las exigencias de ventilación no se están tomando en serio y la calidad del ambiente no se cuida”, añaden.
El segundo paso es el asesoramiento al cliente. Una vez verificado que la instalación es la adecuada, “los instaladores deben asesorar al cliente y dejar claro y patente que cualquier medida de limpieza o higienización debe ser realizada por personal profesional especializado” señala el CNI.
También cabe mencionar que La Confederación recuerda que el resto de los sistemas de acondicionado de aire deben ser revisados, limpiados e higienizados (especialmente si su uso es colectivo).
Sin embargo, hay que tener en cuenta que aún hay mucha incertidumbre sobre el posible rol del aire acondicionado, “en realidad se sabe poco”, afirman SESA y SESPAS al repasar la evidencia científica. La preocupación por estos aparatos viene con la duda de cómo y cuánto tiempo se mantiene el coronavirus en el aire, y cómo y si se transmite a través de él, para lo que hacen falta más estudios.
Marta Sánchez García


¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)