912 171 879

Categorías

La aerotermia es una tecnología altamente eficiente capaz de extraer energía del aire que nos rodea. A través de un sistema compuesto principalmente por una bomba de calor, con aerotermia se puede producir calor, frío y agua caliente sanitaria de forma limpia y barata.

El aire contiene energía que puede aprovecharse de manera permanente a través de los sistemas aerotérmicos, lo que permite cubrir la demanda de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria en las viviendas.

A pesar de que las bombas de calor necesitan el apoyo de la electricidad o de otra fuente de energía auxiliar para funcionar, la energía aerotérmica proviene un 75% del aire exterior y tan solo un 25% del consumo eléctrico, por lo que se trata de una fuente de energía renovable alternativa a los combustibles fósiles.

La Directiva 2009/28/CE del Parlamento Europeo relativa al fomento del uso de energías renovables la define como la energía almacenada en forma de calor en el aire ambiente, considerándola una fuente de energía claramente renovable.

Las energías renovables son aquellas que se obtienen de fuentes naturales e inagotables cuya utilización es respetuosa con el medio ambiente, como la energía solar o eólica. La Unión Europea considera que la utilización de la energía procedente de fuentes renovables, junto con el ahorro energético y el control de la eficiencia energética, es una medida esencial para contribuir a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Estos gases contaminantes son producidos principalmente por aquellas fuentes de energía convencionales, tales como el petróleo, carbón, gas o combustibles fósiles.

Con un sistema aerotérmico se adquiere, a través de una bomba de calor, la energía térmica existente en el aire exterior que es transferida a un circuito repleto de refrigerante ecológico. Mediante un intercambiador, esa energía es posteriormente transmitida al circuito de calefacción y agua caliente sanitaria de la vivienda.

Las bombas de calor pueden ser de tipo aire-aire o aire-agua, en función del medio con el que la máquina intercambia calor. Así pues, el primer término (aire) indica el medio exterior y el segundo (aire o agua), el medio interior. Además, debido a la posibilidad de invertir su funcionamiento, con los sistemas de bomba de calor reversible podemos cubrir todas nuestras necesidades en cualquier estación del año, ya que se pueden utilizar como calefacción en invierno y como sistema de refrigeración en verano.

Los equipos basados en la aerotermia conllevan una instalación sencilla y segura, compuesta por una unidad exterior, regulador y compresor, una bomba de calor aerotérmica y una red de distribución de calor/frío, radiadores, fancoils o suelo radiante.

Al mismo tiempo, su sistema compacto le permite ocupar el mismo espacio que una caldera convencional, con la diferencia de que no requiere de ningún depósito de almacenamiento de combustible ni depósito de inercia. Tampoco precisa de ningún conducto de evacuación de gases de combustión, por lo que no es necesario instalar una chimenea en la vivienda.

El ahorro en la factura eléctrica es otra de las ventajas de instalar un sistema de climatización que emplee energía aerotérmica, pues el compresor que incorpora puede funcionar a diferentes velocidades. De esta forma, podemos eliminar la parada y arranque en función de las fluctuaciones de temperatura, obteniendo así una mayor eficiencia energética. Debido a su gran rendimiento, el calor producido puede ser hasta un 25% más barato que el gas natural y hasta un 50% más barato que el gasoil. Asimismo, sus costes de mantenimiento son prácticamente nulos, sin necesidad de revisiones periódicas, al contrario de otros sistemas de calefacción.

En España esta alternativa energética se está extendiendo rápidamente. La aerotermia representa la climatización del futuro, clave para la descarbonización de la actividad humana. Con la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo (ELP) impuesta por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) se pretende conseguir neutralizar las emisiones de gases de efecto invernadero en España antes de 2050. Es entonces cuando las energías renovables supondrán el 97% de la energía final en nuestro país.

Del mismo modo, debido a que un 40% de las emisiones de CO2 en Europa proceden de las necesidades de energía de los hogares, la aerotermia se perfila como una de las opciones energéticas limpias imprescindibles para la lucha contra el calentamiento global.

Ángela Martín Parrales

TE LLAMAMOS Y TE LO EXPLICAMOS TODO


    Echale un vistazo a nuestros cursos

    ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 9 Promedio: 4.9)