912 171 879

Categorías

Desde la aprobación el pasado agosto del Real Decreto por el que se regula la contabilización de los consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios, se prevé que hasta 1,5 millones de hogares españoles puedan ahorrar en su factura energética. En concreto, cada familia podrá ahorrar alrededor de 250 euros de media anuales, lo que garantizará a muchas de ellas resistir ante la actual crisis.

Esta nueva medida se aprobaba en cumplimiento de la normativa de la Unión Europea, que mantenía un procedimiento de infracción contra España desde 2015 por no haberla adoptado. España se sitúa de esta forma dentro del marco europeo en materia de Eficiencia Energética tras seis años de retraso, lo que implica además un importante impulso en la lucha contra el calentamiento global, la creación de empleo y la mejora de la economía.

El Real Decreto establece que, a partir del 1 de mayo de 2023, todos los edificios con calefacción central han de tener instalados contadores de calorías o repartidores de costes de lectura remota, con excepción de aquellos inmuebles en los que su instalación no resulte rentable o sea técnicamente inviable. La implantación de esta normativa, que favorecerá un consumo más eficiente, supondrá importantes ahorros económicos, cercanos a los 1.100 millones de euros en los próximos cinco años, así como la reducción de emisiones de gases contaminantes. Se estima que generará en torno a 2.500 puestos de trabajos, directos e indirectos. Además, el Gobierno habilitará una partida presupuestaria para la concesión de ayudas, con el fin de apoyar a los colectivos más vulnerables.

A pesar de que la instalación de estos contadores permitirá mejorar la eficiencia energética de los edificios ya existentes y con cierta antigüedad, los instaladores aseguran que la clave para conseguir un mayor ahorro en calefacción es actuar sobre el conjunto al completo de la instalación. Organizaciones como Agremia (Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía) valoran que la instalación de contadores o repartidores de costes en las viviendas no es suficiente. La colocación individual de estos dispositivos puede proporcionar ahorros superiores al 20%, pero sería necesario actuar sobre el conjunto de la instalación térmica del edificio para conseguir ahorros de hasta un 24% y que realmente la medida sea eficaz. Complementar su instalación con otras herramientas permitirá a los usuarios conocer el consumo directamente o regular la temperatura para controlar el gasto energético y económico.

No obstante, debemos tener claro que los contadores de calefacción no ahorran energía por sí mismos, ya que simplemente miden el consumo que cada vecino realiza. Estos dispositivos aumentan la autonomía de los usuarios para decidir cómo optimizar su consumo y mejorar el confort de su vivienda. Sin embargo, Agremia incide en que, para conseguir realmente ahorrar en nuestra factura energética, es importante adoptar nuevos hábitos y los contadores nos servirán de guía a la hora de ajustar los horarios de calefacción o regular la temperatura de cada estancia.

Ángela Martín Parrales

TE LLAMAMOS Y TE LO EXPLICAMOS TODO


    Echale un vistazo a nuestros cursos

    ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 2 Promedio: 5)