912 171 879

Categorías

En pleno octubre, la campaña de calefacción no ha hecho más que arrancar, lo que significa nuevas oportunidades de negocio para las empresas instaladoras.

Las calderas son uno de los sistemas de calefacción más utilizados en los edificios españoles. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que su instalación requiere un mantenimiento específico, además de inspecciones periódicas para asegurar su correcto, seguro y eficiente funcionamiento.

Como sabemos, un buen mantenimiento de la caldera es fundamental para evitar riesgos inoportunos y aumentar su eficiencia energética. Pero además de la caldera, es importante realizar una revisión del circuito de calefacción al completo, ya que es vital reducir al máximo las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera y, al mismo tiempo, de gases peligrosos para la salud. Asimismo, no llevar un control periódico del cuidado de estos equipos puede conllevar consecuencias económicas, pues es probable que la falta de mantenimiento en la caldera suponga un descenso de su rendimiento, lo que acarrea un mayor consumo innecesario.

Descuidar la conservación de la caldera puede generar problemas que deriven en averías que aumenten aún más nuestra factura. En este artículo expondremos los defectos de seguridad más frecuentes por la falta de mantenimiento de estos sistemas, según datos de la Asociación de Fabricantes de Generadores y Emisores de Calor (FEGECA):

  • La falta de mantenimiento en las calderas de tiro natural puede generar suciedad en las toberas de quemadores, provocando un efecto de mala combustión que implica un peligro de intoxicación por el exceso de partículas en la cámara y en el ambiente.
  • En las calderas estancas donde la cámara de combustión está sellada, un intercambiador con suciedad por falta de mantenimiento también puede provocar efectos de mala combustión y anomalías en la temperatura.
  • Obviar revisiones periódicas del sistema de calefacción pueden generar problemas de salida de los productos de la combustión. Los tapones manipulados o sin colocar, así como los inventos caseros pueden acarrear peligros potenciales de intoxicación por la fuga de gases, un inconveniente que también puede manifestarse con el mal estado de las chimeneas. La obstrucción de la salida de humos es una de las averías más graves, ya que implica que el monóxido de carbono no se evacua por el conducto de salida, aunque por seguridad, la propia caldera se bloquea.
  • Según FEGECA, uno de los problemas más frecuentes detectado en las revisiones es la falta de estanqueidad entre la llave de conexión y la caldera, así como las juntas de unión en mal estado.
  • Los insectos son uno de los problemas que pueden aparecer en las unidades exteriores de bombas de calor, ya que los panales de avispas pueden generar cortocircuitos en las placas.
  • En las bombas de calor se pueden percibir problemas por la suciedad en los filtros de las instalaciones de aerotermia que pueden provocar falta de caudal en la instalación, bloqueo de aparatos o menor potencia de la instalación. La suciedad en los filtros de aspirado de combustible puede provocar que la llama de la caldera no se encienda.
  • La corrosión, oxidación, obstrucción o desgaste de los terminales de las bombas de calor es otro de los problemas más recurrentes, así como la suciedad en la batería de la unidad que puede dar lugar a congelaciones o sobrecalentamientos por la falta de refrigeración del equipo.
  • Los apagones repentinos en el sistema de calefacción son una de las averías más comunes, lo que conllevan una posible irregularidad en la temperatura. Estos fallos suelen deberse a un problema en el cableado.
  • A pesar de que no se debe a una avería como tal, las bajadas de presión, que suelen aparecer con el tiempo, conllevan que el agua caliente y el calor de la calefacción desaparezcan. En realidad, este problema puede resolverse sin necesidad de un técnico llenando el circuito con la presión recomendada por el fabricante de la caldera.

No obstante, el trabajo del técnico instalador es esencial para realizar la revisión del sistema de calefacción y solucionar los posibles fallos. Garantizar la seguridad y el confort de nuestras viviendas con estas medidas es una prioridad que debemos respetar cada año, ya que con ello lograremos un consumo eficiente de energía que se verá reflejado tanto en el cuidado del medio ambiente como en un ahorro en nuestras facturas.

Ángela Martín Parrales

TE LLAMAMOS Y TE LO EXPLICAMOS TODO


    Echale un vistazo a nuestros cursos

    ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 10 Promedio: 4.9)