912 171 879

Categorías

Las principales empresas del sector energético europeo han instado a la Unión Europea (UE) al desarrollo del hidrógeno renovable para convertir al continente en un “líder mundial” en esta tecnología. Iberdrola, Acciona, Enel (matriz de Endesa) y Siemens Gamesa, entre otras, pretenden que se brinden “todos los recursos y la voluntad política” para hacer que el hidrógeno renovable “sea competitivo con las soluciones de hidrógeno convencionales antes de 2030”.

Estas compañías, entre las que también figuran EDP, Orsted o Vestas, consideran necesario que las soluciones de hidrógeno renovable se dispongan en el centro de las conclusiones del Consejo de Hidrógeno, que está previsto que se adopten este mes de diciembre. A través de una carta remitida al Ministerio de Energía de la UE, piden a los estados miembros que se comprometan con un marco normativo “ambicioso” que acelere el despliegue del hidrógeno verde. Además, solicitan que se apoyen los avances tecnológicos que aumenten la eficiencia y la competitividad de las soluciones de hidrógeno renovable.

Las empresas destacan que la Estrategia del Hidrógeno de la UE reconoce que esta fuente de energía, que produce energía a partir de electricidad 100% renovable a través de la electrólisis del agua, es “la solución más sostenible para lograr el Acuerdo Verde”. Asimismo, aseguran que “no se puede conseguir convertirse en un líder mundial en hidrógeno renovable sin compromisos audaces”, y recuerdan que “la historia de éxito de las energías renovables en Europa se basó en un marco político claro y planes de apoyo específicos para encabezar la innovación y acelerar las economías de escala”.

En este sentido, afirman que en menos de una década la energía eólica y solar se convirtieron en las fuentes más competitivas en costes de nueva generación de energía. Por ello, creen que el hidrógeno renovable también supondrá un éxito si se consigue aplicar un marco regulatorio “ambicioso” que acelere el despliegue de energías renovables, aumente la producción de electrolizadores fabricados en Europa y que respalde los avances tecnológicos que aumentan la eficiencia y la competitividad de las soluciones de hidrógeno renovable.

Por otro lado, piden a la UE reconocer la necesidad de nuevas instalaciones renovables relacionadas con el hidrógeno, especialmente de cara al objetivo de energías renovables para 2030. “Esto garantizará que Europa aproveche los beneficios de la electrificación directa, que es hoy en día la solución de descarbonización más competitiva para la mayoría de los usos energéticos, al tiempo que asegura las capacidades necesarias para producir hidrógeno renovable a escala”, subrayan.

Igualmente, apuntan que, para conseguirlo, otro de los motores debe ser la innovación, por lo que Europa debe incrementar significativamente la eficiencia y competitividad de sus tecnologías de electrolizadores. Consideran que la UE necesita canalizar los fondos disponibles cuanto antes, desde el Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia (MRR) o el Pacto Verde Europeo hacia tecnologías más preparadas para el futuro. Creen que de esta manera se reducirá la dependencia de Europa de los combustibles fósiles y acelerará la competitividad de las soluciones de hidrógeno renovable incluso antes de 2030.

Finalmente, apuestan por impulsar el despliegue de la infraestructura de electricidad e hidrógeno adecuada como otro factor determinante. Aseguran que, a corto plazo, las soluciones de hidrógeno basadas en energías renovables están aumentando el volumen de producción, por lo que Europa “debe priorizar la modernización más rápida de sus redes eléctricas y optimizar las inversiones en infraestructura de hidrógeno con un enfoque principal en la producción local y el uso de hidrógeno renovable”. Con respecto a esto, afirman que la reutilización de los gasoductos existentes “no debería ser un objetivo en sí mismo, para evitar inversiones en activos varados y costes innecesarios para los ciudadanos de la UE”.

Sin duda, el hidrógeno verde se ha convertido en una de las bazas principales a impulsar para alcanzar el objetivo de la neutralidad climática en 2050. De hecho, países como España ya han lanzado sus llamadas “Hojas de Ruta” en relación con esta tecnología, que se pronostica que supondrá una inversión estimada de en torno a 8.900 millones de euros hasta 2030. Por ello, el Fondo Europeo de Recuperación será una de las claves, el cual prevé destinar más de 1.500 millones de euros al desarrollo del hidrógeno renovable en el periodo 2021-2023.

Ángela Martín Parrales

TE LLAMAMOS Y TE LO EXPLICAMOS TODO


    Echale un vistazo a nuestros cursos

    ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 10 Promedio: 4.8)