912 171 879

Categorías

Tras la aprobación el pasado junio del Real Decreto-ley 23/2020, por el que se establecen medidas en materia de energía para la reactivación económica del país, el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO) está desarrollando el nuevo sistema de subastas de energías renovables en España.

Con el objetivo de lanzar antes de acabar el año la que será la primera subasta desde 2017, el nuevo diseño permitirá impulsar la transición energética hacia un sistema eléctrico 100% renovable, en línea con el Pacto Verde Europeo. Por un lado, la instauración de este novedoso mecanismo, regulado en el primer bloque del mencionado decreto, dotará de previsibilidad y estabilidad de ingresos y financiación a los inversores de las nuevas plantas renovables. Por otro, trasladará de forma directa al consumidor el ahorro asociado a la incorporación de renovables al sistema eléctrico, dado que se trata de la fuente de generación de energía más barata.

Junto al Oxford Institute for Energy Studies, el Gobierno ha decidido llevar a cabo distintos tipos de subastas, en función del territorio y la tecnología utilizada (fotovoltaica, eólica, solar). Con ello, pretende incentivar la flexibilidad de la demanda, proporcionar una mayor integración de las renovables en el mercado y, por supuesto, que el consumidor final se beneficie de la reducción de precios.

Se trata de un modelo de subasta de renovables que no se había adoptado nunca hasta el momento, aunque está basado en un concepto mundialmente conocido como “As available (AA)”, cuya traducción hace referencia a “consumir la energía en el momento en que se está produciendo”. Por este motivo, la flexibilidad por parte del consumidor dentro del sistema es una de las claves que le otorgarán el éxito, ya que a partir de ahora debe aprovechar los recursos en el momento en el que estén disponibles. Así, el Gobierno podría cerrar un contrato con los desarrolladores de las plantas a un precio significativamente más bajo que el establecido en el mercado mayorista diario.

Además, esta nueva forma de consumo fomentaría el desarrollo del almacenamiento energético en el sistema eléctrico español, principalmente en el caso de los consumidores domésticos. De esta forma, las baterías de uso doméstico podrían recargarse en las horas provistas de luz solar, aprovechando la energía a un menor precio para ser consumida durante la noche.

La transformación en los modelos de consumo del mercado eléctrico debe ser radical, aunque hay que tener en cuenta que supone un proceso a largo plazo, pues se necesita del desarrollo de la digitalización y las nuevas tecnologías para implantar un sistema que requiere experimentación, con el fin de ser totalmente eficiente.

No obstante, a pesar de considerarse un sistema que favorecería la competitividad de la economía española, pues beneficiaría tanto al consumidor como a la industria en general, representa un gran desafío, debido a que de momento no se ha apreciado intención de cambio en la forma de producción por parte de las grandes compañías.

Las grandes eléctricas fueron desde un primer momento reticentes a la celebración de este tipo de subastas. Aumentar la competencia o perder el predominio del mercado son algunas de las posibles razones que llevan a criticar al nuevo sistema propuesto que, tal y como se indica en el documento, se ha creado para facilitar el acceso a la financiación de los proyectos de energías renovables a los promotores. Además, la capacidad de estas grandes compañías de abordar proyectos en el libre mercado o a través de contratos a largo plazo con grandes consumidores sin necesidad de ayudas configura un marco de oposición hacia estas innovadoras alternativas. De hecho, compañías como Iberdrola o Acciona no han participado en ninguna de las subastas organizadas hasta ahora. Sin embargo, uno de los motivos que lleva al Gobierno a optar por este sistema de subastas es, precisamente, que los contratos organizados a largo plazo están escasamente desarrollados en el mercado español, el cual carece de liquidez.

Aun así, las grandes empresas que conforman Aelec (Asociación de Empresas de Energía Eléctrica) consideran que el mecanismo propuesto donde la energía se subasta según lo programado por los productores, y no por lo realmente generado, puede provocar distorsiones en el mercado de la electricidad.

Ángela Martín Parrales

TE LLAMAMOS Y TE LO EXPLICAMOS TODO


    Echale un vistazo a nuestros cursos

    ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 11 Promedio: 5)